Mi día de suerte

Compartir:

Autor: Keik Kasza
Año: 2003
Cuando un cerdito toca a la puerta del señor Zorro por equivocación, el zorro no pude dar crédito a su buena suerte. ¡No todos los días aparece la comida a la propia puerta! Pero, ¿no tendrá razón el cerdito en que debería bañarlo antes de comérselo? ¿Y no será mejor engordarlo un poco también? Preparar su comida resultará así, un gran trabajo, pero vale la pena.