La cabra

(Óscar Castro)

La cabra suelta en el huerto

andaba comiendo albahaca.

Toronjil comió después

y después tallos de malva.

 

Era blanca como un queso

como la Luna era blanca.

Cansada de comer hierbas

se puso a comer retamas.

Se puso a balar después,

bajo la clara mañana.

 

Se fue por el campo fresco,

camino de la montaña.

Se perfumaba de malvas

el viento cuando balaba.

 

SI YA LEÍSTE EL CUENTO

AHORA TÓMATE UNA FOTO CON EL PERSONAJE